Sintiendo Camboya

Camboya.. Arranque mal, llegué a la capital, Phnom Penh y mientras iba muy despacio en el tuk tuk (el medio de traslado más común por los países de Asia) un joven de unos 30 años me tiro algo desde la vereda, no se que fue, no era una piedra, pero dejo una mancha en mi mochila que después se fue. El conductor del tuk tuk me había advertido que agarrara bien la mochila, indicándome que tuviera cuidado… así que sumando las dos cosas no me estaba agradando el lugar.

Tuk Tuk

Al día siguiente recorrí por la capital los principales edificios y monumentos que salían en el mapa, el gran palacio, el monumento a la independencia y otras cosas más… Estaba convencida que lo podía hacer caminando, de hecho no es tan grande y me gusta caminar… Pero el calor era insoportable así que terminé tomándome un tuk tuk para ir a la prisión s21.
La prision s21, fue una escuela que fue tomada por el régimen de los khmer rojos tomaron como prisión… A donde llevaban a los que consideraban espías u opositores y los torturaban hasta matarlos.

Con los Jemeres Rojos se llevó a cabo un genocidio en donde murió una cuarta parte de los habitantes de Camboya, cifra no inferior a los dos millones de personas más las secuelas que ello significó para el país en general. (Fuente: https://es.wikipedia.org/wiki/Jemeres_rojos) 

No me gusta ir a estos lugares, no son para nada lindos, pero son parte de la historia y es una forma de reconocer lo que pasó y tomar conciencia para que estas cosas no vuelvan a suceder. Me cuesta aceptar que estos hechos fueron realizadas por seres humanos y no hace mucho tiempo. Es increíble… ¿Como puede ser que estas cosas sucedan? Y sabemos que han pasado cosas similares en muchas partes del mundo.

Prision S21 - Camboya - Phnom phen

Prisión S21


Caminar por las habitaciones, por los pasillos donde están las celdas… da una sensación fea, te paraliza, te duele la cabeza de pensar como pudo haber sucedido esto. Te vas del lugar con el deseo que estas cosas no vuelvan a repetirse y con mucha bronca sobre las injusticias y guerras que hay en el mundo.

 

Celdas Prision S21 - Phonm Penh - Camboya

Celdas Prision S21

Escapé de Phnom Penh la segunda noche a pesar que ya había pagado el hostel para ese día, pero quería salir de esa ciudad, no lo estaba disfrutando, así que… ¿por qué quedarse en lugares donde uno no la pasa bien? Mejor cambiar, y me fui hacia Siem Reap, la ciudad de los Templos de Angkor que les comenté en el post: Paseando por los templos de Angkor

En este traslado, me subí por primera vez a un “Hotel Bus” (así lo llaman en Camboya), pero fue una total sorpresa para mi, porque no sabía que iba a viajar en ese tipo de bus, de hecho ni sabía que existían, por lo que imagínense cuando subí al bus y me encontré con esto:

Hotel Bus - Camboya

En Siem Reap me había reencontrado con la pareja de Finlandeses que había conocido en Bangkok y como yo tenia que esperar al 1 de Agosto para poder ingresar a Vietnam, debido a la visa, fuimos a una agencia de turismo para ver a que otro lugar de Camboya podíamos ir.

Ahí estábamos discutiendo, que Sihanouville no, que mejor vamos a Battambang a andar en el “tren” de Bamboo, que vamos a Kratie que es menos turístico y así… hasta que hablando con el Sr. de la agencia, tocándose con el puño el pecho, me dijo : “Si querés sentir Camboya, andá a Kratie”. No más discusión, allá fuimos. Primero a Kratie y después a Kampot para ya estar cerca de la frontera con Vietnam.

Kratie - Camboya

Costanera en Kratie

En Kratie realmente no hay mucho que hacer, los pocos turistas que llegan hasta allá es para ver los delfines del río Mekong que están en extinción, también se puede recorrer la zona del campo y ver unas villages. Nosotros no hicimos nada de eso solo caminar por la ciudad y descansar.

A la ciudad la describiría en 3 calles, la costanera, donde están los hoteles, la segunda calle donde está el mercado… y después de la tercer calle se pueden ver las casitas humildes donde viven algunas lugareños.

Mercado - Kratie - Camboya
Mercado de Kratie

A diferencia de Kratie a Kampot la recorrimos bien, nos alquilamos unas motos y nos fuimos a conocer todo alrededor, un paisaje muy lindo, bien rural, la gente muy amable y siempre con una sonrisa en cara que te enseñaban cuando pasabas con la moto y frenaban por dos segundo lo que estaban haciendo para levantar la mano, saludarte y regalarte esa sonrisa que te alegra el día.

31072015-DSC_1291 (2)

Si querés enterarte cuando publico una nueva historia, hacé click acá

Más Fotos de Camboya:

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *