Pai, 762 curvas

 762 curvas hay que atravesar desde Chiang Mai para llegar a Pai. Los caminos sinuosos a mi me descomponen, mi solución: dormirme, y por suerte he desarrollado una gran habilidad para hacerlo en todos los viajes, creo que lo aprendí de mi amiga Inés Bessone, ella puede dormir en cualquier lado y en cualquier posición. (cuando te cuente los lugares… creo que te gano)

Superadas las 762 curvas llegué a Pai. Hacía un par de días que ya estaba viajando sola de nuevo, después de pasar unos lindos días en Laos, acompañada por Argentinos, me toco pasar mi cumple en Chiang Mai sola, la pase muy bien, pero ahora ya tenía ganas de estar con gente de nuevo, pero contrariamente a hacer cosas para conocer gente, me alquile un bungalow alejado del bar y de las piezas compartidas para mi sola… parece que los 30 recién cumplidos se estaban haciendo notar.

Tailandia, Pai

 

A la tarde fui al bar del hostel, pedí una cerveza y a esperar que la magia de socializar sucediera… o bueno.. a esperar que alguien se apiadara de mi soledad, y como siempre hay gente muy piola, en la mesa de al lado Trisch y Jaimi me invitaron a sentarme con ellos, Trisch una chica de Irlanda del Norte, pero viviendo temporalmente en Australia y Jaimi de Escocia, se conocían de la Universidad.

Ellos no sabían que su invitación no sería solo por el tiempo que demoraríamos en tomar la cerveza, si no que yo pasaría a ser su compañera de viaje toda su estadía en Pai, suerte la de ellos, no? 🙂

Así fue como al día siguiente alquilamos motos por 3 días, el primer día fuimos a visitar unas cascadas que estaban cerca, allí conocimos a dos chicas de China que se sumaron al tour de ese día, fuimos al Canyon y a la casa de árbol donde almorzamos. Esa noche fuimos a cenar los cinco y a tomar una cerveza en un bar de la ciudad. El último día también fuimos a una cascada donde podíamos refrescarnos, tenía una vista hermosa, solo que no saque mucha fotos porque cuando decidí hacerlo ya estaba invadida de turistas, después paseamos por los alrededores, la village China, y unas rutas con un hermoso paisaje.

Tailandia, Pai

Pero lo mejor fue el día del medio, el segundo día de andar en moto, la idea era ir temprano a una cascada que estaba más lejos, pero terminamos saliendo un poco tarde, sabíamos que había una parte que teníamos que caminar, pero no sabíamos exactamente cuanto.

Era un camino por la Jungla, no habían señales, ni gente, solo un camino a seguir que cuando aparecía el río se cortaba y continuaba del otro lado del río, un paisaje de algún cuento de aventura que me sorprendía a cada paso que avanzábamos, árboles caídos de tronco ancho que teníamos que treparlos para pasarlos, otros árboles que pareciera crecer sin sentido, con forma de trenza, los troncos cubiertos con hongos de distintos estilos… cosas que solo la naturaleza puede ofrecer.

Pai, Tailandia

Caminamos y caminamos… y sin darnos cuenta ya llevábamos 2 hs caminando, así que decidimos poner un límite de regreso para que no se nos hiciera de noche, decidimos caminar hasta las 3 pm.

En un momento teníamos dos caminos: Uno hacia arriba del monte y el otro hacia el río, pero esta vez no se veía la continuación del camino al otro lado, por lo que decidimos ir por arriba, no estábamos muy seguros y más el cansancio un par de veces pensamos en desistir y volver al pueblo pero seguimos con el plan de caminar hasta las 3 pm, y justo cuando se acercaba esa hora nos cruzamos con una pareja que venía de la cascada y nos dijo que estábamos a 10 minutos, así que entusiasmados aceleramos la marcha hasta encontrarnos con nuestra recompensa… la cascada.

Pai, Tailandia

Si querés enterarte cuando publico una nueva historia, hacé click acá

Más Fotos de Pai:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *