Italia: Entre casitas de colores (Cinque Terre)

La idea de ir a Italia era para conocer Cinque Terre, terminé visitando Génova, Cinque Terre, Pisa y Milán. Viajar por Italia, me corrijo, por todo Europa es muy fácil por medio de tren, además Italia es chico entonces en un par de horas ya estas en otro lugar.

Me gusta mucho Italia, me parece un país pintoresco con los edificios viejos de colores, predominan el amarillo y naranja, y la ropa colgando desde las ventanas y me encanta como disfrutan de la comida, el café y el helado.

comida it

Trofie al pesto – Expresso – Gelato

Desde Génova me tomé el tren hacia Levanto, donde hice base para conocer los pueblitos de Cinque Terre (Monterroso, Vernazza, Corniglia, Manarola y Riomaggiore), desde ahí mismo podes comprar la entrada (tickets para el tren y para una caminata), también se puede ir sin entrada y en cada pueblo compras el ticket del tren para el siguiente y así. El ticket que yo compré incluía todos los trenes las veces que quieras por 3 días y el pase para hacer caminando el camino hacia el otro pueblo.

Se puede dormir en cada uno de los pueblos, el hospedaje es más caro, yo lo hice una noche porque quería ver de que se trataba. Pero es más común y económico hacer base en algunos de los Pueblos que encierran a Cinque Terre, uno es Levanto y el otro La Spezia.

Levanto
Levanto – Lo bueno de Levanto es que tiene una playa muy linda, el pueblo es muy tranquilo

En Italia fue donde más Argentinos vi, de hecho la primer noche ahí empecé a hablar en inglés con una chica y de golpe nos dimos cuenta que eramos Argentinas, fuimos a la playa a tomar un vino y terminamos en una fiesta en la playa con otra argentina y unos chicos de otra parte del mundo que estaban en el hostel y se unieron a nosotros.

Primer día en Cinque Terre, bajé en el primer pueblo, Monterroso, con la idea de recorrerlo y después ir caminando hacia Vernazza, el siguiente pueblo. A penas me bajé del tren empezó a llover, asi que esperé un rato en la estación hasta que paró un poco y allá fui.

Caminé por el pueblo sin mucho rumbo, igual son muy chiquitos, no hay rumbo dentro de cada pueblo y mientras caminaba encontré el camino que me llevaba al siguiente pueblo. No era tan fácil como creía, había que subir bastante y al principio habían muchos escalones, pero la vista desde arriba… hermosa.

14062015-dsc_0219

 

14062015-dsc_0233

El Pueblo a donde tenía que llegar – Vernazza

Terminando la caminata conocí a dos chicas de Argentina, fue gracioso porque teníamos conocidos de San Juan en común, me quede todo el día con ellas, almorzamos en Vernazza y volvió a llover. Ellas estaban parando en La Spezia, así que después fuimos para allá y compartimos unos mates mirando el mar. Es divertido estar con un mate en otro país, porque el que sabe, algún comentario de Argentina hace o si no, pregunta al respecto.

 Cuando yo veo a alguien con mate, me pongo muy feliz porque me siento más en familia y me acerco para conversar un rato. Como hice el último día en Cinque Terre que estuve charlando en la playa con un matrimonio de Argentina y me les acerque porque los vi con el mate 🙂

El resto de los días seguí recorriendo los otros pueblos, el último día dormí en uno de ellos, Riomaggiore, y al otro día bien temprano decidí ir a conocer un pueblo que me estaba faltando. Tuve que hacer un trekking para volver, debido a que había paro de tren, (menos mal que era el pueblo de al lado!)

Si querés enterarte cuando publico una nueva historia, hacé click acá

FOTOS DE CINQUE TERRE:

4 thoughts on “Italia: Entre casitas de colores (Cinque Terre)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *